Origen del crepe

Qué son los crepes y como hacerlos

Las crepes pueden hacer de cualquier comida o cena un auténtico manjar, incluso puede convertirse en la excusa ideal para quedar a desayunar con amigos. La verdad es que cualquier momento es excelente para disfrutar de esta comida típica de la gastronomía francesa, en concreto de la zona de la Bretaña. También son típicas de Galicia, aunque en esta comunidad de España las crepes son conocidas como filloas.

Y es que las dos regiones tienen en común su origen celta, por lo que no es de extrañar que sea una receta común en ambos lugares. Sin embargo, lo cierto es que han llegado a dar la vuelta alrededor del mundo, eso sí, con diferentes sabores, texturas e incluso nombres.

¿Qué es una crepe?

Es una masa muy fina elaborada con huevos, harina, leche y mantequilla que se echa en una sartén previamente engrasada y con forma circular. Se puede rellenar con ingredientes dulces o salados y, por supuesto, se puede degustar en cualquier momento del día. A la hora de prepararla habrá que demostrar cierta destreza, especialmente en lo que se refiere a conseguir el grosor correcto y a darle la vuelta. Si quieres asegurarte el éxito, no dudes en hacerte con una crepera, una plancha especial para cocinar esta deliciosa masa.

¿Cómo se hace una crepe?

Para hacer 8 crepes vas a necesitar:

- 2 huevos
- 110 gr. de harina de repostería
- 40 ml. de leche
- 15 ml. de azúcar (opcional)
- 2 gr. de sal
- la ralladura de un limón
- esencia de vainilla
- aceite o mantequilla para cocinar

Coloca los huevos en un recipiente y añade la leche, la sal, el azúcar (opcional), la ralladura de limón y la vainilla y bate todo bien. Añade a continuación la harina bien tamizada y bate con energía hasta que no haya ningún grumo. Tapa y deja reposar en la nevera durante 30 minutos, como mínimo.

Transcurrido este tiempo, engrasa con mantequilla o con aceite una sartén antiadherente y, cuando esté caliente, echa en el centro una porción de la masa. Gira la sartén rápidamente para la masa que se extienda por la superficie y baja la temperatura, para que se haga durante un par de minutos. Los bordes deben estar dorados y la masa se tiene que despegar perfectamente. Da la vuelta con ayuda de una espátula y deja que se dore un minuto más por el otro lado. Continúa con el resto de la masa y reserva las crepes que vayas sacando en una fuente, tapadas con film transparente de cocina o con un paño bien limpio.

Aprende cocinar crepe

¿Con qué se pueden acompañar las crepes?

Las crepes son muy versátiles y pueden rellenarse con cualquier ingrediente que te apetezca, por ejemplo, con fiambre, con quesos, con mermeladas, con cremas untables, etc. Además, se pueden presentar en forma de triángulos, rollitos, cuadrados o medias lunas, siempre con la precaución de doblar los bordes, para que no se salga el relleno.

Tipos de crepes según su origen

A pesar de que el origen de las crepes es francés, esta comida ha conseguido dar la vuelta al mundo y, dependiendo del país, recibirán un nombre u otro. Así, en el norte de España están los frixuelos, que suelen comerse rellenos de compota de manzanas y son muy similares a las crepes francesas.

De origen eslavo son los blinis, unas pequeñas crepes rellenas de patés elaborados a base de pescados. Las piadinas, por último, son unas tortitas saladas típicas de algunas áreas del norte de Italia y suelen servirse dobladas por la mitad, calientes y con relleno salado.

Como se ha podido comprobar a lo largo del artículo, las crepes francesas hablan en un idioma totalmente internacional: el del paladar. De ahí que estén deliciosas en cualquier forma, textura, sabor y país.

Sin comentarios

Añadir un comentario