Lechazo de Segovia

Platos tipicos de Castilla y León

p>Hoy proponemos un recorrido por Castilla y León, para los apasionados en descubrir comidas donde los fogones maridan gastronomía con arte, cultura y ocio. ¿Quién quiere viajar con nosotros?

Castilla y León, Patrimonio de la Humanidad

La comunidad autónoma más extensa de España, y la región del mundo con más bienes culturales considerados Patrimonio de la Humanidad. Ofrece platos tipicos asociados a la tierra, elaborados con productos de alta calidad. La mesa habla por sí sola: guisos contundentes y vinos únicos que limpian el paladar - algunos dicen que incluso el alma - tras cada bocado. El Vega Sicilia está considerado el mejor vino del mundo.

  • El botillo es de El Bierzo. El plato rey berciano. “Del cerdo, hasta los andares”: costilla y rabo, lengua, paleta, carrillera y espinazo, aderezados con ajo, pimentón y sal, y al fin todo ahumado. Espectacular.
  • Cortando cochinillo con un plato. De sabor irresistible, y un gran poder calórico, es mejor no estar a dieta al llegar a Segovia. En caso contrario, como hacía Isabel la Católica, una ruta después de comer desde el acueducto al Alcázar y listo.
  • El chuletón de Ávila. Carne con denominación de origen que se convierte en arte en esta provincia. Sabores no aptos para vegetarianos, salvo las patatas revolconas. Los postres castellanoleoneses, en ocasiones, se elaboran en conventos y antiguos monasterios. Una vez probadas las yemas de Santa Teresa, su sabor en el paladar es inolvidable.
  • Arroz a la zamorana. Muy lejos de la paella, en este caso la receta original incluye oreja y manitas de cerdo.
  • La morcilla de Burgos. Visitar Burgos y no probarla es imperdonable. Elaborada con sangre de cerdo, cebolla y arroz, se come con pan, a palo seco o como ingrediente de platos más elaborados. Seguro que muchos desconocen que esta exquisitez, es la morcilla que más se consume a nivel mundial.
  • El lechazo churro palentino. Receta: sazonar ajo, manteca, zumo de limón y agua, y a fuego lento… cordero lechal crujiente por fuera y tierno por dentro.
  • En Salamanca, hornazo. Una comida ancestral de pastores para afrontar el frío y muchos días fuera de casa. Empanada rellena de lomo, con jamón o chorizo, para estar bien alimentados.
  • Torreznos, cangrejos y migas pastoriles. Cocina soriana: pastoril, tradicional y sencilla, con una materia prima insuperable.
  • ¿Sopa de ajo o sopa castellana? Se puede responder al visitar Valladolid. Con más o menos ajo o pimentón, o con huevo añadido, es la sopa más antigua de Castilla. Por humilde que parezca, figura en los restaurantes con estrella Michelin, con 13 estrellas activas en la comunidad autónoma.

Gastronomía castellanoleonesa. Con las mejores legumbres, carnes, trigo y pan, de todo el territorio español. Más que comidas, son experiencias para los sentidos. Cualquier bon vivant que se precie tiene que probarlas o al menos comprobar que “en Cantimpalo, no hay chorizo malo”.

Botillo del Bierzo

Sin comentarios

Añadir un comentario