Bebidas y vinos mitos y creencias

5 creencias del vino que son falsas

Los amantes de la gastronomía saben que uno de los mayores placeres es maridar un buen plato con el vino adecuado. Desgraciadamente, cada vez son más las falsas historias que hacen relación al vino y van trasladándose al imaginario colectivo. Ya se sabe: las cosas, como el vino, ganan con el tiempo. ¿O no es así? Contamos 5 falsos mitos sobre el vino que se creían reales.

1. El vino, con el tiempo, mejora

Uno de los mitos más arraigados es que el vino, con el tiempo, mejora. Esto es, parcialmente, mentira. Algunos vinos pueden llegar a mejorar, pero solo un 5 % lo hará. No en todas las condiciones ni eternamente. Un 4 % comenzará su declive pasados 4 años y el 1 % restante comenzará a estropearse pasados 10. Así que, posiblemente, ese reserva 12 años que uno lleva guardando 8 años para un momento especial ya está picado.

Este mito surge de la confusión entre el vino guardado en barrica y la botella comprada para una bodega privada. Aquí tiene mucho que ver la imagen que dan el cine, la literatura y los medios de comunicación, cuando hablan de los precios pagados por los coleccionistas.

2. Blanco, para el pescado; tinto, para la carne

Otro de los grandes mitos de la gastronomía es el tipo de vino que debe beberse en cada momento. Entre ellos, los más arraigados son que el vino blanco debe usarse para maridar el pescado y el tinto debe utilizarse para la carne. Pero las características de sabor y olor de estos tipos de vino son tan variadas como el sabor y las características del plato a probar. Lo importante es la capacidad de maridaje de los caldos para potenciar los sabores de los productos consumidos.

3. Hay que dejar airear el vino 30 minutos

Otro de los grandes tópicos es que hay que descorchar el vino 30 minutos antes. Es cierto que algunos vinos lo necesitan para potenciar sus aromas, sobre todo, si son reservas o vinos que llevan mucho tiempo embotellados. La razón es evitar los malos olores que pueden haberse acumulado con el tiempo. Pero ¿que proporción del vino se airea si solo se le quita el tapón? Para que haga verdadero efecto, es necesario al menos decantar una copa o usar un decantador, lo que permitirá que todo el vino se oxigene. Así que los vinos jóvenes no tendrán esa necesidad, a no ser que lleven un año guardados en la bodega.

4. El tinto tiene que estar a temperatura ambiente

Si uno está en Sevilla, a 40 ºC, en agosto, no será muy aconsejable tener el tinto a temperatura ambiente. Sin embargo, si uno vive en Francia, con una bodega propia y una temperatura estable y que no varía en exceso, podrá tenerlo a temperatura ambiente. De hecho, el tópico de la temperatura ambiente viene del uso de bodegas en los sótanos de toda la campiña francesa.

La realidad es que la temperatura ideal para un tinto es de 18 º C, por lo que, en zonas muy frías, es normal que el vino se sacase y se colocase en la sala en la que se iba a tomar, para que alcanzase dicha temperatura. Pero, en zonas calurosas, habrá que enfriarlo, para que esté en su punto perfecto.

5. El vino blanco debe tomarse muy frío

Cuando enfriamos el vino blanco, este pierde parte de sus propiedades aromáticas. Por lo que, si se quiere disfrutar de todos sus matices, no debería enfriarse demasiado. Si lo que se busca es un vino que quite la sed, sin importar su calidad; entonces, cuanto más fresco, mejor. vinos mitos gastronómicos

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
Suscribirse

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

  he leído y acepto la RGPD