Rincones secretos que no conoces en Madrid

Rincones secretos que no conoces en Madrid

Existen muchos rincones secretos que no conoces en Madrid a los que no suelen acceder ni sus habitantes ni sus turistas. Lugares que son historia en su estado más puro en los que se permite soñar y que se encuentran al margen de rutas y de guías turísticas, pero que, sin duda, merecen la pena visitar. Veamos algunos de ellos.

Casa Gallardo

Aunque por el nombre puede parecer un típico bar de carretera en el que se sirven menús a diario a un precio económico, no hay que dejarse engañar. No en vano, es uno de los escasos edificios modernistas que todavía se conservan en la capital de España y que se encuentra ubicado al principio de la calle Ferraz, haciendo esquina con la conocida Plaza de España.

En la actualidad es un restaurante de estilo japonés enfocado concretamente en la cocina kaiseki. Está basado en una especialidad muy compleja nacida en el siglo XVI y que se fundamenta sobre una serie de reglas que son inquebrantables: cinco sabores, cinco técnicas y cinco colores. Si estás por Madrid, no puedes perdértelo.

La Caja de las Letras, una cámara de tesoros culturales casi secreta

Uno de los últimos bastiones de la cultura española se encuentra enterrado en las mismísimas entrañas de la capital. Estamos hablando de la cámara acorazada que alberga uno de los tesoros culturales más insólitos y que se sitúa en el Instituto Cervantes, en concreto, en su sótano. Es un espacio que muy pocas personas conocen y muchas menos las que han podido acceder a él.

Sellada por un portón inaccesible con forma de círculo, esta caja cuenta con paredes cubiertas por casi dos mil cofres cerrados todos ellos con llaves y que se reparten en dos pisos. En su interior no hay ni joyas ni lingotes de oro, sino que cuenta con algo que es imposible pagar con dinero: legados de cineastas, de músicos, de actores y, por supuesto, de grandes escritores.

Las flechas de la Gran Vía

Una de las calles más populares de Madrid esconde un gran secreto: el amor entre un joven pastor y la diosa Diana. En el n.º 32 de la Gran Vía aparecen las huellas de dos de las flechas que esta diosa lanzó al Ave Fénix. El motivo: en sus lomos lleva a Edimión, el amor al que Diana hacía una visita cada noche después de bajarse de la luna.

La historia comienza, según la mitología, cuando este romance llega hasta oídos de Zeus, el padre de Diana y que, enfurecido, mandó al Ave Fénix secuestrar al pastor para que le escondiera de su hija durante toda la eternidad. Pero desde luego, la diosa estaba dispuesta a renunciar a su amor por lo que atacaría al secuestrador con sus flechas. Lo cierto es que, al fallar, las flechas se quedaron clavadas en la acera y es este espacio el que ha conseguido convertirse en un rincón de culto para los amantes de la mitología, especialmente la romana.

San Antonio de la Florida

Uno de los grandes legados de todo el mundo a nivel artístico lo ha dejado Francisco de Goya. Seguramente en más de una ocasión hayas podido disfrutar de sus increíbles cuadros en el Museo del Prado. Pero es muy probable que no lo hayas hecho en un lugar tan poco conocido como es la Ermita de San Antonio de la Florida, donde se conserva una parte importantísima de toda su obra.

Ahora ya conoces algunos de los rincones secretos en Madrid más sorprendentes. Pero existen muchos más. Si quieres descubrirlos, te esperamos en una de las capitales más cosmopolitas y culturalmente más ricas del mundo.

Sin comentarios

Añadir un comentario