Origen y evolución del jazz

Origen y evolución del Jazz

El 30 de abril se celebra el Día Internacional del Jazz en todo el mundo. Los amantes de la musica tenemos clara la importancia de este género y la mayoría hemos aprendido a disfrutarlo.

Sin embargo, ¿sabes cómo surgió y se fue consolidando? Te lo vamos a contar de una manera breve, clara y rigurosa.

El jazz: punto de partida

Este género musical es fruto del mestizaje cultural de tres tradiciones:

  • Africana.
  • Europea.
  • Autóctona de Estados Unidos.

Los especialistas coinciden en determinar Nueva Orleans, la capital del Estado de Luisiana, como el lugar de origen de la música jazz. A esta ciudad llegaban gran cantidad de esclavos negros que procedían de la zona occidental de África.

Estas personas estaban acostumbradas a batir tambores en sus lugares de origen. No obstante, estaba prohibido por la ley en muchas zonas del sur de Estados Unidos. Por ello, reemplazaron esa práctica por el palmeo y el batir de pies.

En Place Congo, de Nueva Orleans, no estaba prohibido: allí se juntaban a cantar y reunirse, utilizando para ello verdaderos instrumentos de percusión. Como puedes imaginar, el impacto cultural y musical de estos encuentros fue espectacular. Empleaban banjos de cuatro cuerdas, calabazas resecas rellenas de piedras, quijadas, birimbaos y sansas, entre otros recursos.

Solían interpretar canciones de trabajo y lúdicas. Pronto empezaron a mezclar ritmos a partir del material musical que encontraban a su alrededor. En concreto, además de las músicas procedentes de África, formas y armonías propias de las músicas europeas y los ritmos utilizados por las orquestas de Estados Unidos (especialmente, las bandas militares).

La improvisación se convirtió en el principal rasgo del jazz. Los músicos que se reunían creaban sobre la marcha y, con rapidez, esto los diferenció del resto de los conciertos y las audiciones que realizaban los blancos.

En torno a 1820, surgieron los ministreles, una especie de opereta que se basaba en los cantos de las plantaciones; eso sí, interpretada por artistas blancos. A partir de 1865, cuando los esclavos fueron declarados libres, surgieron estilos como el ragtime en Saint Louis, auténtico antecedente del jazz actual.

El jazz se vuelve imparable

El primer disco que incorporó la palabra jazz se grabó en Nueva York en 1917. El honor corresponde a la llamada Original Dixieland Band y, a partir de ese momento, se convirtió en una pauta habitual entre muchos de los músicos.

El germen de la genialidad ya había calado y su evolución fue progresiva e imparable. En 1830 se consolidó el nivel profesional en estos músicos y surgieron algunos grandes solistas de referencia, como Louis Armstrong. A partir de entonces, el género se dignificó y los blancos también lo disfrutaron libremente.

Hoy en día, es un referente en la música de todos los tiempos. Si todavía no te encanta, es que lo has probado poco.

Sin comentarios

Añadir un comentario