Los mejores croissants de Barcelona

Los mejores croissants de Barcelona

En la actualidad, hay mil maneras de desayunar: dulce, salado, café, té, bocadillo, tostadas... Existen muchas opciones, pero en la ciudad de Barcelona el desayuno por excelencia de la ciudad es el croissant. Desde hace muchos años este tipo de bollería ha calado con fuerza y no hay duda de que cada vez más lo tradicional se convierte en lo habitual. Por eso, el croissant no deja de ser la clave para que disfrutes de un buen desayuno, con lo que conocer los mejores croissants es un dato imprescindible.

¿Cuál es el origen del croissant?

Pero ¿de dónde viene esta tradición? Esta bollería surgió en el siglo XVII, concretamente en la ciudad de Viena durante el asedio de las tropas del antiguo Imperio Otomano. Tras la victoria del pueblo, los panaderos de la época como celebración crearon un tipo de bollo que presentaba una forma de luna creciente. Así es como surgió el inicio del croissant, para después adentrarse en la Europa actual y en el mundo que conocemos.

Ahora bien, es normal que te surja la pregunta de ¿cómo debe ser el croissant perfecto? Pues bien, para gustos colores, con lo que no existe uno perfecto ni una estrategia lineal con la que crear esta bollería. Por lo que será el panadero el que realmente cree el modelo a su gusto. Debe no ser demasiado dulce, pero conservar su aspecto agrio, y por supuesto debe incluir su tradicional sabor a mantequilla característico.

Por lo tanto, ¿dónde podemos encontrar los mejores croissants de Barcelona?

Lugares donde encontrar los mejores croissants

En la ciudad por excelencia de esta bollería, puedes encontrar variedad de sitios característicos por crear estos bollos con aspectos y texturas únicos. Sin duda, debemos visitar los siguientes:

Pastelería La Colmena

El croissant tradicional de mantequilla se sirve en esta pastelería, donde siguen conservando el más tradicional sabor a mantequilla consistente, consiguiendo un aspecto crujiente y jugoso, lo que hace que sea un bollo dulce, pero sin ser excesivo.

Pastelería Brunells

No te puedes marchar de Barcelona sin visitar la Pastelería centenaria Brunells con su característico bollo con sabor a crema de pistacho. Y es que los sabores no dejan de crearse e innovarse, por eso en esta pastelería disponen de otros sabores, consiguiendo sabores únicos y completos.

Pastelería Canal

Otra de las visitas que no deben faltar en nuestro viaje es a la Pastelería Canal, con varias pastelerías situadas en la zona alta de la ciudad. Gracias a sus panaderos artesanos y a sus grandes creaciones consiguieron premios en los años 2016 y 2019, con sus croissants.

Forn Mistral

Disponen de versiones mini, normales o de chocolate, por lo que se convertirán en un pequeño bocado del que volveremos a comprar muchos más. Están situados en la plaza de la Universidad.

Hoffman

Al igual que en toda cocina tradicional, siempre están las versiones modernas con rellenos de fantasía que hacen degustar al paladar de unos sabores únicos. En Pastelería Hoffman cuentan con una alta cocina con la que hacen verdaderos manjares.

Escribà

Escribà constituye la estrella de Alicante, de la mano de Ferran Adrià. Sus creaciones absurdas y gigantes han hecho que sus croissants se conviertan en uno de los mejores, siendo su pieza estrella. Dispone de un obrador abierto al público donde poder ver el trabajo que hacen sus pasteleros sin perdernos ni un solo detalle.

Estas son solo algunas de las visitas obligadas de la ciudad de Barcelona que no podemos dejar de disfrutar para poder saborear un buen desayuno con los mejores croissants. Sin duda, son unas de las piezas más famosas y clásicas para compartir un buen momento con los tuyos.

Sin comentarios

Añadir un comentario