Los diez consejos que debes seguir para organizar bien tu nevera

El correcto almacenamiento de la gastronomía en la nevera es fundamental para que esta cumpla con su función sin problemas y los productos se puedan conservar de la mejor manera posible, sin echarlos a perder.

Muchas personas piensan que la organización del frigorífico no es importante, pero la verdad es que es crucial si queremos que nuestros alimentos se mantengan frescos y duren más en buenas condiciones. Al fin y al cabo, si cuidamos nuestra nevera, cuidamos nuestros alimentos; y si cuidamos nuestros alimentos, nos cuidamos a nosotros mismos.

El decálogo de la buena conservación

La nevera puede ser un foco de infección y nosotros no debemos contagiarnos. Para que esto no ocurra, te traemos algunos cuantos consejos para organizar tus alimentos de la mejor manera posible y evitar futuros problemas indeseados.

1. Mantén la temperatura ideal

Para su correcto funcionamiento, la nevera tiene que estar a una temperatura de 5 o 6 ºC y el congelador entre los -17 y -18 ºC.

2. Si hace calor, baja la temperatura

En verano, es aconsejable variar estas temperaturas, bajándolas para conservar los alimentos de mejor manera.

3. Cada alimento a su sitio

La temperatura, además, difiere en las distintas partes del frigorífico y cada alimento necesita una temperatura ligeramente diferente. Por lo tanto, sigue los siguientes consejos para colocarlos como es debido.

4. En la puerta

Aquí guardaremos los huevos, las bebidas (como agua, zumo o refrescos), las salsas, la mantequilla o la mermelada.

5. Parte superior

Las sobras, conservas, quesos y otros productos lácteos se deben conservar en esta zona.

6. Zona media

El pescado y el marisco se colocará en la zona media de la nevera. Para conservarlos aún mejor puedes usar envases de cristal. Son los alimentos más perecederos, por lo que necesitan estar en la parte más fría de nuestro frigorífico.

7. Cajones

En las neveras suele haber cajones donde podremos guardar tanto la fruta como la verdura. Recomendamos que unas vayan en un cajón y las otras en el otro para su mejor refrigeración. Los tomates, las patatas y las cebollas no se meten en la nevera, o, al menos, no conviene. Las frutas tropicales tampoco.

8. Congelador

En el congelador meteremos los productos que lo requieran, como pizzas congeladas, helados y otros alimentos congelados. Además, también introduciremos aquellos alimentos que no vayamos a consumir rápidamente, para conservarlos mejor. Un consejo: etiqueta todos los productos congelados con la fecha en la que los guardaste. Revisa el congelador cada cierto tiempo para que los alimentos no acaben en mal estado.

9. Haz limpieza con regularidad

No basta con ordenar. Muchas personas no creen que esto sea importante, pero hay que limpiarla por dentro porque en la nevera puede entrar polvo, bacterias o incluso pequeños insectos que podrían infectar la comida. Es recomendable una limpieza mensual.

10. Espacios bien separados

La nevera debe contar con espacios separados o diferenciados para cada clase de comida. Esto se hace para evitar el contacto entre los distintos alimentos, ya que se pueden mezclar olores y sabores.

Recuerda que para que todos estos consejos funcionen no puedes tener muchos alimentos en la nevera. También debes intentar que se abra la nevera durante el menor tiempo posible y solo cuando sea necesario.

En definitiva, si cumples con estos diez consejos, es decir, si mantienes la nevera a la correcta temperatura, los alimentos bien organizados y limpias el frigorífico mensualmente, él cuidará de tu estómago. No olvides que un correcto mantenimiento del lugar que guarda tus alimentos también será bueno para tu salud. No te arriesgues y dale importancia a tu nevera para disfrutar de la gastronomía sin riesgos.   

Sin comentarios

Añadir un comentario