Sonrisa , bromas, inocentadas

Conoce el origen e ideas para hacer inocentadas

El 28 de diciembre es el Día de los Santos Inocentes, uno de los más divertidos del año. No puedes dejar pasar este día sin gastar, al menos, una pequeña broma en casa, en el trabajo o con los amigos. ¿No se te ocurren inocentadas divertidas? Además de contarte su origen, te damos una lista de bromas que no tienen desperdicio. ¡Toma nota!

Origen de las inocentadas

El Día de los Inocentes conmemora la matanza de recién nacidos ordenada por Herodes para deshacerse del pequeño Jesús de Nazaret y, así, evitar que fuese un rey mucho más poderoso que él. Según la Iglesia Católica, este acontecimiento tuvo lugar el 28 de diciembre. En la actualidad, tanto en España como en Latinoamérica se celebra con bromas de toda índole. Incluso es frecuente ver en las televisiones alguna noticia "inesperada" en el telediario o programas exclusivamente dedicados a este día.

Algunas ideas para gastar bromas este 28 de diciembre

Si quieres sorprender a algún inocente el 28 de diciembre y no sabes cómo hacerlo, nosotros te damos unas cuantas ideas sencillas... y muy efectivas. Échate unas risas en este día tan divertido.

Una noticia inesperada

Lo mejor es que apuestes por una noticia sorpresa, pero recuerda que no debe ser ni desagradable ni de mal gusto. Puedes contarle a tu inocente que algún miembro de tu familia se ha cortado su larga melena y se ha hecho un peinado algo radical, o que has conseguido que tu loro diga unas palabras muy divertidas.

Un desayuno... diferente

¿Por qué no empezar con un desayuno diferente? Es una excelente forma de dar comienzo al Día de los Inocentes. Échale a tu ingenuo compañero de piso o trabajo un poquito de sal en el café y azúcar en las tostadas.

El cigarrito loco

¿Estás cansado de que esa persona que tanto quieres no deje el mal hábito de fumar? ¡Pues díselo con una broma! Colócale un petardito para cigarros y, cuando lo encienda, las risas estarán aseguradas.

Moscas y caca en el pan

Llega la hora de comer... Pon una canastilla con pan, llénala de moscas y caca, de esas de plástico que puedes encontrar en las tiendas de broma, y tápala con un paño. A la hora de comer dile a tu "víctima": ¿puedes destapar la canastilla del pan, por favor?

Muñeco inocentada

Escóndete detrás de una puerta... la broma de siempre

Una broma tan antigua como eficaz. Además, puedes hacerla en cualquier lugar: en tu hogar, en el trabajo, en la casa de unos amigos, etc. Y, si quieres añadirle un punto de terror simpático, colócate una máscara de payaso o de cualquier otro personaje.

Una llamada telefónica simpática

Otra broma bastante antigua y que siempre funciona. Llama a tu candoroso amigo y cuéntale alguna milonga divertida. Lo mejor de todo es que puedes fabular tanto como quieras. Eso sí, recuerda que siempre sin pasarte del límite del buen gusto.

Cajón con sorpresa

¿Sabes a ciencia cierta que tu compañero de trabajo abre el cajón de su mesa todos los días? ¿Por qué no le pones unas cuantas cucarachas, moscas y otros insectos de plástico? La impresión que se llevará va a ser de lo más divertida.

Un divertido trampantojo para comer

Trampantojos para comer hay muchos. Puedes hacer un delicioso capuccino que en realidad es una crema de setas con queso batido para la merienda. A la hora del almuerzo, puedes apostar por unas ricas patatas fritas con mayonesa para picar, las cuales realmente son trozos de manzana y yogur.

¿Cuál de estas inocentadas te gusta más? Elige unas cuantas y pasa un día de lo más divertido. ¡Disfruta!

Sin comentarios

Añadir un comentario