3 salsas caseras imprescindibles en tu gastronomía

Además del ingrediente principal del plato, ya sea una buena carne o un fino pescado, el acompañamiento tiene que ser el ideal para hacer un buen maridaje. Una rica guarnición ayudará a que nuestra comida tenga el empaque necesario, pero una deliciosa salsa puede convertirnos en los reyes de la gastronomía.

Hay muchas salsas que pueden cambiar casi completamente la fisonomía de un plato, potenciando el sabor de sus componentes, dándoles ese punto extra que los convierta en un regalo para el gusto. Y no hace falta que nos vayamos a los mejores restaurantes para degustarlas, ya que existen salsas caseras con las que podremos hacer la competencia a los mejores chefs.

3 salsas caseras imprescindibles en la cocina

A continuación, vamos a explicar cómo debemos proceder para conseguir elaborar 3 deliciosas salsas que les otorgarán ese toque especial a nuestros platos.

Salsa romesco

Una salsa muy completa, versátil y fácil de preparar. Está hecha a base hortalizas, por lo que su aporte vitamínico es muy alto, y su sabor es ideal para acompañar a todo tipo de ingredientes principales.

En primer lugar, debemos poner 3 ñoras a remojar hasta que pueda extraerse la carne de su interior. Al mismo tiempo, asaremos unos tomates bien pelados y unas cabezas de ajo en el horno. Cuando estén bien asados, machacaremos en un mortero los tomates, el ajo, la carne de las ñoras, un poco de guindilla, almendras y pan rallado. Lograremos una mezcla homogénea, a la que iremos incorporando aceite y vinagre hasta conseguir la textura deseada. Salpimentando la preparación lograremos una salsa espectacular.

Salsa pesto

Es un complemento ideal para nuestros platos de pasta y, al igual que la salsa romesco, es muy sencillo prepararla. En primer lugar, debemos hervir un poco de albahaca y picarla. En un vaso mezclaremos la albahaca con leche y aceite de oliva. Muy lentamente irá espesando y alcanzando una textura que nos recordará a la de la mayonesa. Ese será el momento para darle el toque final, añadiendo queso parmesano rallado, piñones triturados, sal y ajo, quedando una salsa espesa y consistente. También podemos preparar una variedad sustituyendo la albahaca por pistachos, dando como resultado una salsa especialmente sabrosa para preparar unas tostas.

Salsa bechamel

Se trata de una de las salsas reina de cualquier cocina, ya que puede acompañar a distintos tipos de verduras o carne, o servir como uno de los ingredientes principales si queremos preparar unas croquetas o una lasaña.

Su preparación, al igual que la de las anteriores salsas, es sencilla, tan solo requiere un poco de paciencia. Pondremos a calentar un poco de leche a fuego medio, mientras en una sartén derretimos un poco de mantequilla y luego le añadiremos harina para tostarla un poco. Cuando la leche hierva, la añadimos a la mezcla de mantequilla y harina, y poco a poco iremos deshaciendo los grumos que se puedan formar. A fuego lento iremos dejando que se reduzca según la textura que busquemos, y añadiendo un poco de sal y pimienta lograremos una salsa de diez.

Con la preparación de estas salsas te estarás aproximando a la gastronomía más delicada, en tu propia casa.

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
Suscribirse

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

  he leído y acepto la RGPD