receta de gazpacho andaluz tradicional

Receta de Gazpacho Andaluz

¿Sabías que el precursor del gazpacho, que se tomaba en al-Ándalus en el siglo VIII, no llevaba hortalizas? Es el ajoblanco.

Una sopa fría que solo lleva agua, aceite, vinagre, almendras y ajo. Fue después del descubrimiento de América, cuando la receta de gazpacho andaluz empezó a tomar la forma actual con los productos traídos del nuevo continente, como tomates o pepinos.

Primero, lo tomaban los labradores en el campo, luego, se puso de moda en todas las clases sociales. Ahora, te proponemos prepararlo tú mismo, puedes hacer modificaciones en la receta para crear tu propio gazpacho histórico.

Ingredientes necesarios para preparar un gazpacho andaluz de primera

Elabóralo con productos frescos de la tierra, a ser posible, de proximidad. Los ingredientes del gazpacho tradicional son sencillos y puedes comprarlos en la frutería de tu barrio o, mejor todavía, directamente del huerto. Son productos de proximidad que te resultará fácil encontrar. ¡Tómate tu tiempo para prepararlo!

Los ingredientes para 4 raciones son:

  • 1/2 kilos de tomates maduros.
  • 25 g o medio pimiento verde.
  • 1 diente de ajo.
  • Medio pepino.
  • 20 g de cebolla (opcional).
  • 100 ml de aceite de oliva.
  • 4 cucharadas o 10-15 g de vinagre de vino.
  • 1 rebanada de pan blanco.
  • Sal fina.

¿Cómo se prepara un gazpacho andaluz?

Prepáralo paso a paso:

  1. Prepara las verduras: lava y pela los tomates, quita la piel y trocea el pepino, corta el pimiento en trozos pequeños y filetea el ajo. Si has optado por añadir cebolla, córtala también. Pon todas las hortalizas en el vaso de la batidora.

  2. Remoja el pan en agua durante unos segundos y añádelo al vaso de la batidora.

  3. Tritura todo lo anterior durante unos segundos.

  4. Cuando tenga la textura adecuada, añade la sal, el vinagre y el aceite. Mézclalo con la batidora.

  5. Prueba para rectificar alguno de los condimentos si es necesario.

  6. Si quieres que la textura del gazpacho sea más líquida, pásalo por un colador chino a una sopera.

  7. Puedes también añadir agua fría para regular el espesor y la intensidad del sabor o cubitos de hielo.

  8. Y, si quieres que tenga más color, añade un cuarto de pimiento rojo. Además, aportará un dulzor que equilibrará la acidez del tomate.

  9. Guarda el gazpacho en la nevera. Deja enfriar durante al menos una hora. Lo ideal es guardarlo en un recipiente de cristal que puedas cerrar.

En algunos pueblos de Sevilla, se añade al gazpacho una pizca de comino molido o pimentón dulce. Si lo haces, añádelo cuando pongas la sal, aceite y vinagre. De esta forma, podrás rectificar si es necesario.

¿Sabes cómo se sirve el gazpacho tradicionalmente? Con una guarnición de tomate, pepino, cebolla, taquitos de jamón, dados de pan y huevo duro, servidos en boles individuales y en una bandeja. De este modo, cada comensal se sirve lo que prefiere.

También, puedes congelar el gazpacho. Ten en cuenta que aumentará ligeramente de tamaño al congelarlo, así que no uses un recipiente demasiado pequeño.

Ya ves que cuesta muy poco conseguir los ingredientes y preparar este delicioso gazpacho andaluz, ¡pruébalo y compártelo en la mejor compañía!

Sin comentarios

Añadir un comentario